Miguel Ríos, Hijo Predilecto de Andalucía en 2014

“El austericidio salvaje, el desahucio de la democracia que está teledirigido por las políticas ultraconservadoras, repercuten en Andalucía y en el sur de Europa y nos obligan a luchar por conservar derechos inalienables que habíamos conquistado”.

“El austericidio salvaje, el desahucio de la democracia que está teledirigido por las políticas ultraconservadoras, repercuten en Andalucía y en el sur de Europa y nos obligan a luchar por conservar derechos inalienables que habíamos conquistado”.

Es uno de los pasajes con profunda carga política del discurso que este viernes pronunció el cantante granadino Miguel Ríos, al recibir de manos de Susana Díaz el título de Hijo Predilecto de Andalucía en el acto institucional organizado por la Junta con motivo del 28-F, día de la comunidad. Ríos arremetió contra la “propaganda oficial del Gobierno central”, contra los “verdaderos amos del cotarro: los avariciosos mercaderes y sus voceros mediáticos, contra el “grosero incumplimiento de los programas electorales”.

Ríos, que comenzó su intervención en el teatro de la Maestranza de Sevilla, recitando unos versos del poeta Ángel González, se refirió a todos los galardonados con las Medallas de Andalucía y tuvo un especial recuerdo hacia Paco de Lucía, muerto en México el pasado 26 de febrero. Elogió la “lucha que los profesionales de la sanidad pública han mantenido contra su privatización, desmontando la falacia de que lo privado es mejor y más barato”, animó a luchar contra un ministro, Alberto Ruiz-Gallardón, que impone “la sumisión de la mujer” con su Ley del Aborto, y describió los comienzos de su carrera, cuando era joven y “Andalucía era el sur del sur” y no le quedó más remedio que marcharse de su tierra para perseguir su vocación: “Triunfar en el rock”. “Fui uno de los apóstoles de ese viento de libertad y, por ende, uno más de los que rompió con las tradiciones y abrazó la modernidad”.

“¿Y dónde está Andalucía hoy?”, preguntó. “No hay más que ver los indicadores para darnos cuenta de que hay un indeseable y abultado número de ciudadanos que están contra las cuerdas. Pisando la línea roja, cuando no, inmersos en la absoluta pobreza. Desesperados porque la propaganda oficial del Gobierno central, y la de los verdaderos amos del cotarro: los avariciosos mercaderes y sus voceros mediáticos, anuncian el fin de sus sufrimientos, mientras la tozuda realidad del día a día les sigue pegando abajo”. Ríos recordó que no se pude subir a ninguna tribuna “sin tener en cuenta el sufrimiento, la desesperación y la incertidumbre” de los que menos tienen. “No se puede celebrar el Día de Andalucía sin llamarnos la atención, sin enrojecer de rabia, por no ser capaces de cambiar esta situación de flagrante injusticia”.

Apelación a los políticos

El cantante reconoció el esfuerzo del bipartito que gobierna la Junta (PSOE e IU) por “paliar el sufrimiento” de los ciudadanos, aunque su margen sea “estrecho”, y cuando se sale de ese carril, “vuelan los recurso ante los tribunales”, como el que presentó el Ejecutivo de Mariano Rajoy contra la Ley Antidesahucios. Ríos recordó que Díaz, en su toma de posesión el pasado septiembre, anunció que cambiaría la forma de “relacionarse con los ciudadanos”. “Para combatir la peligrosa desafección que sufre la política, los políticos tienen que interiorizar y demostrar con acciones que son servidores del pueblo. Tienen que arbitrar formulas para escuchar, permanentemente, sus demandas. Hoy la sociedad civil está contra el Estado, precisamente por la falta de cauces que permitan la fiscalización por los ciudadanos de las acciones de sus políticos. Hay que establecer un mecanismo permanente de comunicación y de rendición de cuentas, además, de penalizar el grosero incumplimiento de los programas electorales. No hay que aferrarse al resultado de las urnas cada cuatro años, como paradigma de la democracia”.

Ríos acabó su relato con la referencia a la corrupción. Y vino a señalar que no se puede dejar de creer en la política porque haya políticos corruptos. “Yo no voy a dejar de creer en la música porque haya algunos músicos que desafinan. Simplemente, no tocaré con ellos. Hagan ustedes lo mismo con los políticos que utilizan de una forma indecente la política, denúncienlos. No son uno de los suyos. Esos son los enemigos del pueblo”.

Vía Infolibre

No hay comentarios

Envía tu Comentario